Experto en Nutrición Deportiva Vegetariana y Vegana – 1 parte

POR QUÉ SABER SOBRE NUTRICIÓN DEPORTIVA VEGETARIANA (Y VEGANA) HOY ES UNA OPORTUNIDAD PERO PRONTO SERÁ UNA NECESIDAD…

… Y QUÉ PUEDES HACER HOY SI ERES DIETISTA, NUTRICIONISTA O ESTÁS ESTUDIANDO PARA APROVECHAR ESTE MOMENTO

Si quieres sentirte capaz de asesorar correctamente a cualquier deportista, sea vegetariano o vegano, sin que eso te genere inseguridad, tal y como hago con todos mis clientes, paso a paso, aquí te mostraré cómo.

Existe una muy buena razón para que un dietista/nutricionista profundice en la nutrición deportiva vegetariana y vegana, y no tiene nada que ver con que es una manera muy buena de fomentar un estilo de alimentación más ético y respetuoso con el medio ambiente, que por supuesto, ni para su aumentar sus conocimientos en un campo que a veces se nos escapa, que también… ni siquiera porque entonces será capaz de asesorar a cualquier deportista…

Hay algo que me parece realmente importante, pero antes de comentarte qué es, deja que te cuente una breve historia y te ponga en situación…

En nutrición deportiva…

… el mundo cada vez está más polarizado. O estás totalmente a favor o totalmente en contra de una postura.

Además, hay una serie de mitos y prejuicios que llevan toda la vida existiendo y sigue costando deshacerse de ellos.

De hecho, una de las razones por las que cuesta tanto es porque se siguen propagando hasta en las universidades.

Yo fui el primero en caer en varios de ellos.

Cuando entré a la Universidad, todo para mi era nuevo. Venía de una carrera totalmente distinta y tenía ganas de aprenderlo todo.

En aquella época, además, era árbitro de fútbol y eso significaba dos cosas.

  1. Cada fin de semana me insultaban hasta la saciedad (aunque esto no tiene nada que ver con lo que te voy a contar
  2. Necesitaba estar al máximo de forma, porque tenía varias pruebas físicas al año.

Lo segundo sí que tenía gran importancia para mí. Debía procurar entrenar, descansar y comer de la mejor forma para poder rendir al máximo en esas pruebas.

Pero bueno, qué mejor sitio para aprender cómo alimentarme para rendir que la Universidad, ¿no?.

Bueno. Pasó algo más en esa época.

Decidí hacerme vegetariano. No fue algo de un día para otro, no.

Durante meses preguntándome si hacerlo o no, me pillaba respondiéndome cosas cómo:

“Necesito comer carne para rendir”

“Ser vegetariano es muy compicado”

“No quiero ponerme etiquetas”

En fin. Me autoconvencía de que lo que estaba haciendo era lo correcto y necesario.

Sin embargo, empecé a leer todo lo que encontraba sobre dietas vegetarianas.

Compré libros, formaciones (apenas había y menos en español), vi muchas charlas… durante unos cuantos meses.

Hasta que un día, hubo un vídeo que hizo click en mi y decidí, desde ese momento, dejar de comer carne y pescado.

¿Sabes lo peor de todo esto?

Que, cuando un día después de clase, se lo comenté a un profesor, me montó una que parecía que le había confesado un asesinato.

Me soltó todos los argumentos anti-veganismo que existen (y que son rotundamente falsos) para intentar desmontar esta idea que tenía.

Por suerte decidí no hacerle caso, y sí seguir los consejos de los pocos profesionales que ya hablaban sobre veganismo en ese momento.

A partir de ahí, cada vez fui ganando más consciencia en este tema, haciendo más formaciones, pero sobre todo, leyendo y practicando conmigo mismo.

Fueron años de ensayo-error.

Y sí, cometí unos cuantos errores. Tuve bloqueos, inseguridades y algún bache en el camino.
Te estaría mintiendo si te dijera que fue un camino de rosas.

Cuando ya estaba terminando la carrera, recuerdo que había muchas asignaturas donde debíamos pautar dietas en distintos casos.

¿Y sabes qué pasaba?

Yo quería hacer esas dietas vegetarianas. Pero mis profesores me decían que no podía, que no era algo bueno.

Tócate los coj****

Había demasiadas cosas que me chirriaban en lo que nos habían enseñado.

Por ejemplo, tratar a las personas como patologías, y no profundizar en aspectos más psicológicos o de comunicación.

Tampoco nos habían enseñado a empatizar con nuestros pacientes ni a motivarlos.

Y mucho menos, a adaptar planes nutricionales si eran vegetarianos o veganos.

Todas estas competencias transversales las aprendí en formaciones que no tenían nada que ver con la nutrición, porque ahí no se enseñaban.

Y fue ahí cuando me di cuenta de lo mal que se enseñan las cosas.

En ese momento hubo otro click en mi cabeza. Supe que quería romper con esa desinformación en este campo.

Fue ahí cuando empecé a crear (sin saberlo) lo que sería la metodología de EDV.

Una forma alternativa (pero basada en evidencia) de asesorar a personas que quieren llevar dietas basadas en plantas.

Con todo eso bajo mi brazo empecé a asesorar a deportistas siguiendo mi metodología de trabajo (y perfeccionándola).

Tanto deportistas que querían comer menos carne, otros que querían ser vegetarianos o algunos que ya eran veganos.

Deportistas tanto amateur como profesionales. Incluso participantes en los Juegos Olímpicos

Y llegó un día en el que me empezaron a escribir antiguos compañeros pidiendo consejo.

No sabían cómo asesorar a personas vegetarianas. Menos aún a deportistas vegetarianos.

Y eso es algo muy grave, teniendo en cuenta que sólo el último año, en España ha aumentado el número de vegetarianos en un 214% y de veganos en un 375%, según el Informe Europeo Smart Protein.

Pero la cosa no quedaba ahí, cuando les daba tips, también les explicaba cómo trabajaba y eso les impactaba. 

Ese enfoque tan distinto a lo que nos habían inculcado.

Tras ayudar de forma personal a algunos compañeros y formar a cientos de personas que querían ser vegetarianas (a parte de los pacientes de consulta), tomé una decisión.

Era el momento de crear el Experto en Nutrición Deportiva Vegetariana y Vegana (EDV a partir de ahora).

Y, viéndolo con perspectiva tras un par de ediciones, ha sido la mejor decisión que pude tomar.

No sólo por lo realizado que me siento, si no por la cantidad de profesionales que ahora se sienten más seguros que nunca pasando consulta, y no sólo con deportistas vegetarianos.

Porque EDV enseña mucho más allá de este grupo de población.

Es una metodología de trabajo, adaptada a deportistas vegetarianos, pero que se puede extrapolar a prácticamente cualquier persona que entre por tu consulta.

No es casualidad, es porque el método es realmente útil y además porque el programa de Experto en Nutrición Deportiva Vegetariana y Vegana tiene un formato bastante particular que lo hace tan efectivo.

Y una filosofía que no es para todo el mundo.

Por ejemplo, una rareza es que en el programa no hay presentaciones en PowerPoint y las clases teóricas suelen durar menos de 30 minutos.

Y más detalles interesantes.

Pero resulta que llevo 1206 palabras.

Así que si quieres saber cuáles son los contenidos de los 12 Módulos del método EDV y las razones por las que el programa es tan particular y consigue tan buenos resultados…

… y quieres conocer las fechas, el precio y todos los demás detalles, tienes que clicar en el botón de abajo para seguir leyendo.


QUIERO SABER MÁS SOBRE EDV​

Instituto de Nutrición Vegetariana

Javier Pena | japefood.com

Copyright © 2022 – INV
Aviso legal

Sign up to get [amazing benefit]!

>