¿Alguna vez te has planteado que sería positivo reducir tu ingesta de productos de origen animal? ¿Te sientes mal viendo vídeos de granjas/mataderos y te gustaría dejar de consumir dichos productos pero te parece imposible? ¿Te has preguntado cómo hacerse vegano

Si  has pronunciado una de las siguientes frases:

  • Yo me haría vegetariano/a pero me encanta el jamón
  • Me dan pena los animales pero soy incapaz de dejar de comer queso
  • Me gustaría dejar de comer animales pero… ¿entonces que como?

Este artículo es para ti.

En este primer artículo del blog te voy a explicar de forma sintética cómo hacerse vegano independientemente de que sigas una dieta omnívora, ovo-lacto vegetariana, etc. 

ATENCIÓN: En caso de no querer hacerse vegano, pero si reducir el consumo de productos de origen animal, ¡este artículo también es para ti!

Transición al veganismo: ¿De golpe o de forma progresiva?

En primer lugar, quiero aclarar que esta artículo se centra en la parte referente a la alimentación vegana, (conocida como vegetariana estricta). Si bien el veganismo engloba más conceptos como vestimenta, cosméticos, transporte, medicamentos, etc. Aquí nos referiremos a la dieta vegana. Seguir una dieta vegana significa no consumir productos de origen animal en ninguna de sus formas, ni producidos por estos. Es decir, eliminar de nuestro plato carne (y derivados), pescado (y derivados), lácteos, huevos y miel.

Una de las primeras preguntas que surgen al plantearnos cambiar nuestra alimentación es si ese proceso debe ser gradual o si hay que llevarlo a cabo de la noche a la mañana. La respuesta es que ambas opciones son correctas.

De forma progresiva:

El objetivo es dejar de consumir productos de origen animal. No obstante, para muchas personas puede resultar muy complicado, o incluso imposible hacerlo de un día para otro, ya sea porque están acostumbradas a basar su alimentación en esos productos, porque no conocen recetas veganas, por una combinación de ambas, etc.

A continuación va un ejemplo de progreso para ir siguiendo hasta alcanzar nuestra meta:

  1. Márcate un día a la semana para comer de forma vegetariana/vegana. Un buen ejemplo de esta iniciativa son los #LunesSinCarne o #MeatlessMonday en inglés
  2. El resto de días, sustituye el grupo de alimentos que te resulte más sencillo (carne/pescado/lácteos/huevos/miel) por legumbres.
  3. Aumenta progresivamente el número de días que no consumes productos de origen animal
  4. Ve sustituyendo más grupos de alimentos por legumbres, en sus diferentes formatos y presentaciones

Como ves, seguir este protocolo podrá resultarte más sencillo, además que aprenderás recetas durante el proceso y no te sentirás tan perdido/a a lo largo del camino. Suele recomendarse a personas que siguen una dieta omnívora. Si únicamente te interesa reducir tu ingesta de productos de origen animal, sigue cualquier de los consejos anteriores y recuerda que todo suma. Cuando te apetezca dar un paso más hazlo, siguiendo tus principios e ideales. 

Es importante asegurar una correcta ingesta de todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Si sigues una alimentación basada en fruta y verdura, legumbres, cereales integrales, frutos secos y algunas semillas no tendrás por qué preocuparte. Si no estás seguro/a de estar siguiendo una alimentación correcta, acude a un Dietista-Nutricionista.

De golpe:

Si, por el contrario, quieres realizar dicho cambio sin pasar por este progreso de adaptación, aquí te dejo unos consejos que te servirán de ayuda:

  • Aprende tantas recetas como puedas para darle variedad a tu dieta y no sentir que es monótona. En mi Instagram podrás encontrar muchas, y pronto en la sección de Recetas
  • Asegúrate de que tu ingesta es suficiente y que consumes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita a diario. En caso de necesitar orientación acude a un Dietista-Nutricionista. 
  • Es normal sentir ciertas molestias gastrointestinales como aumento de gases o de las deposiciones durante los primeros meses. Esto se debe a que tu consumo de fibra ha incrementado mucho y tu microbiota (las bacterias que tenemos en nuestro intestino) necesita adaptarse a tus nuevos hábitos. No obstante, si estas molestias producen dolor o no desaparecen con el tiempo…. acude a un Dietista-Nutricionista.
  • No pretendas hacerlo todo perfecto, ni te frustres si no es así, ya que es un aprendizaje constante y con el paso del tiempo te darás cuenta de los errores que estabas cometiendo y los podrás corregir. También es típico al principio comprar productos que contienen ingredientes de origen animal por equivocación, nos ha pasado a todos. En esa situación, si no quieres comerlos dáselos a otra persona que sí quiera. NO TIRES COMIDA.

En definitiva, lo importante no es el camino que tomes sino que elijas aquél con el que consigas llegar al destino sin pasarlo mal, disfrutando del proceso y de tus nuevos hábitos.

Espero que haya resuelto un poco tu duda sobre cómo hacerse vegano